Restos de la antigua mezquita y de la segunda muralla de valladolid

PATRIMONIO INTELIGENTE, saca a la luz restos de la antigua mezquita y la segunda muralla en la calle claudio moyano en Valladolid.

Finalizada la fase de documentación arqueológica en los términos previstos, la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid ha considerado oportuno proponer que se explore la posibilidad de puesta en valor de los restos a través de la colaboración de los propietarios del inmueble, el Ayuntamiento de Valladolid y la Consejería de Cultura y Turismo.


El director general de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo, Enrique Saiz, ha visitado hoy los restos visibles aparecidos durante las excavaciones realizadas en el subsuelo del edificio de la calle Claudio Moyano, 5 y ha atendido las explicaciones de los arqueólogos y técnicos sobre las características e importancia de los hallazgos arqueológicos. En la vista han participado también Miguel Maldonado, representante de la empresa PAVELGAN, que promueve la restauración del edificio para viviendas; Ángel Palomino, de la empresa PATRIMONIO INTELIGENTE, que ha llevado a cabo los trabajos arqueológicos; Raúl Moratinos, director de la excavación; Olatz Villanueva, directora científica de la UVA, y Leopoldo Cortejoso, jefe del Servicio Territorial de Cultura.

Después de tres meses de intervención, ha finalizado la documentación arqueológica de los interesantes vestigios conservados bajo el suelo del inmueble de esta céntrica calle vallisoletana, que está siendo objeto de una restauración integral para destinarlo a viviendas. Los trabajos, que fueron precedidos de una fase de sondeos que permitió comprobar la importancia de los restos conservados y planificar convenientemente la actuación, han sacado a la luz un relevante conjunto de evidencias, según el informe presentado por el equipo de arqueólogos responsables de la actuación ante la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid.

El potencial arqueológico del sitio se conocía por los trabajos previos que se han venido desarrollando en las últimas décadas en esta zona del Conjunto Histórico y por las investigaciones del Proyecto I+D Excelencia ‘Estudio de los espacios rituales mudéjares en la Castilla medieval: Mezquitas y cementerios islámicos en una sociedad cristiana’ (MINECO HAR2017-83004-P) de la Universidad de Valladolid, que había establecido con una alta probabilidad la presencia en el solar de la antigua mezquita de Valladolid. Pero, como es habitual en arqueología, las previsiones iniciales no se han podido corroborar hasta haber efectuado la excavación en extensión.

Gracias a estos trabajos arqueológicos, además del elemento quizá más singular, los restos de la sala de oración y el patio de la antigua mezquita de Valladolid, han visto la luz en un buen estado de conservación otros elementos verdaderamente relevantes como la segunda muralla medieval (siglo XIII-XIV) y restos de los talleres de los alfareros que habitaban en el barrio durante la Edad Moderna (siglos XVI a XVIII), cuya memoria pervive en la denominación de las calles de Olleros y Alcalleres. En definitiva, se acumulan en un reducido espacio una gran cantidad de elementos reveladores del pasado vallisoletano.

Con la información recuperada no solo se va poder completar lo conocido hasta el momento de la mezquita, edificio mudéjar, construido en 1414 y mandado demoler en 1506, del que no se conoce parangón en la Península Ibérica. También se ha podido conocer con más detalle la labor desarrollada por la importante comunidad de alfareros de Valladolid, que estuvo a la altura de otras tan emblemáticas como la de Talavera de la Reina o Manises.

Tanto por su estado de conservación como por su excepcionalidad, los vestigios atesoran una importancia científica, histórica y patrimonial muy significativa, por lo que una vez  finalizada la fase de documentación arqueológica en los términos previstos, la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid ha considerado oportuno proponer que se explore la posibilidad de puesta en valor de los restos a través de la colaboración de los propietarios del inmueble, el Ayuntamiento de Valladolid y la Consejería de Cultura y Turismo. En todo caso, garantizada la protección y conservación de este interesante conjunto, el promotor proseguirá las obras en el solar con total normalidad y desde la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Valladolid se ha destacado el esfuerzo realizado por la propiedad coordinado con los responsables y equipos de arqueología.

Para acceder a otras noticias sobre licitación, Obra Pública o construcción pincha aquí.