Castilla y León continúa perdiendo población, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Se trata de una tendencia negativa que se ha repetido durante la última década.