Fuente y foto: La Moncloa

El presidente del Gobierno ha adelantado que en la Región de Murcia se dará, con la publicación mañana en el BOE del estudio de viabilidad del nuevo eje norte-sur de Murcia, el «pistoletazo de salida» al Plan Extraordinario de Inversiones en Carretera aprobado el pasado mes de julio. El Plan movilizará una inversión de 5.000 millones de euros, actuará sobre 2.000 kilómetros de carreteras, mejorará 20 grandes corredores y creará 189.000 empleos.

​En su intervención en un acto sobre infraestructuras celebrado en Murcia, el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha puesto de manifiesto que, tras llevar «cuatro años de potente crecimiento económico y creación de empleo», el Gobierno de España está en condiciones de «dar un nuevo impulso a la inversión en infraestructuras. Y en este impulso que nos proponemos emprender, el Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC) tendrá un protagonismo crucial».
El presidente ha sostenido que las infraestructuras «son un magnífico polo de atracción de inversiones, una palanca muy potente para la dinamización económica y la creación de empleo. Pero también son un elemento de vertebración del territorio y mejora de la cohesión social a través de la movilidad, la accesibilidad, la conectividad, la eficiencia y la sostenibilidad».
Rajoy ha explicado que el PIC es un modelo de colaboración público-privada en el que las empresas constructoras se responsabilizan del mantenimiento de las infraestructuras que realizan durante un periodo de 30 años. En ese tiempo han de tener los mismos niveles de calidad y seguridad que el día de su puesta en servicio.
Esta colaboración permitirá movilizar una inversión de 5.000 millones de euros, acometer actuaciones sobre más de 2.000 kilómetros en los próximos cuatro años, mejorar 20 grandes corredores y crear  alrededor de 189.000 puestos de trabajo. Además, supondrá un retorno fiscal de unos 3.000 millones de euros.
El Plan también cuenta con la garantía de financiación europea, a través del Banco Europeo de Inversiones, y con la posibilidad de que algunos proyectos puedan financiarse bajo el paraguas del «Plan Juncker».
El PIC, según ha detallado el presidente, gira en torno a cuatro grandes áreas de actuación: completar los tramos de la Red Transeuropea de Transporte por Carretera; resolver los cuellos de botella existentes; mejorar y adaptar las principales autovías a las nuevas exigencias de siniestralidad, ruido y emisiones de CO2, y asegurar la conservación de «nuestro patrimonio viario para que se mantenga en óptimas condiciones de servicio durante los 30 años que dura la concesión».