El día 13 de marzo se ha celebrado el X Encuentro del Sector de Infraestructuras, organizado por Deloitte y ABC. En este acto han estado presentes cuatro empresas asociadas a la Cámara de Contratistas de Castilla y León. En representación han asistido el consejero delegado de Ferrovial Agromán, Alejandro de la Joya; el de Acciona Infraestructuras, Luis Castilla, el de Sacyr Construcción, José María Orihuela y el del grupo FCC, Pablo Colio, todos ellos  transmitieron su confianza en la recuperación del sector en España, pero admiten que es imposible alcanzar los niveles del año 2007.

Ferrovial Agromán

En su intervención, De la Joya,  ha declarado que la facturación que Ferrovial Agromán obtiene actualmente en España es un 80 % de la que ingresaba en 2007, también considera que es importante tener un mercado doméstico potente que aporte una fuerte base para no pasar apuros en otros países.
Respecto a las consecuencias que provocó la caída sufrida por las constructoras en España  ha explicado que se vieron obligados a internacionalizarse, a veces con “urgencia” y sin hacer análisis serios de los países a los que se trasladaron.
Además ha especificado las implicaciones que la escasa actividad de mano de obra tiene en los recursos laborales, debido a que  la velocidad con la que se forman ingenieros es menor y esto reduce las posibilidades de retornar a los mercados que anteriormente fueron más estables en inversión en infraestructuras.

Acciona Infraestructuras

El consejero delegado de Acciona Infraestructuras ha hecho una llamada a la financiación privada declarando que “el mundo privado debe asumir más riesgos” y destaca los fondos que se estén metiendo en esquemas que asumen los costes de originación de los proyectos.
Sobre los fondos, Castilla ha indicado que están siendo más activos en infraestructuras ante la ausencia de otros mercados y ha subrayado la importancia que tiene, pues los gobiernos no van a poder seguir haciendo cuantiosas inversiones en infraestructuras.

Sacyr Construcción

Por su parte, José María Orihuela ha manifestado que aunque la actividad está repuntando, es un 30 % menor a la de 2007, por eso cree que el sector de construcción de infraestructuras tendrá en España unos años aceptables, pero no equiparables a los vividos en la pasada década.
Sin embargo, confía en la evolución porque hay que recuperar el déficit de inversiones de 100.000 millones de euros en infraestructuras generado en la última década para poder equipararse a los países del entorno en el nivel de licitación, que es del 2,8 % del PIB en esas naciones frente al 2 % que hay en nuestro país.
En lo referido a la financiación de las infraestructuras,  ha indicado que en el futuro se deberían usar más los sistemas concesionales, pues será necesario atraer inversión privada para infraestructuras ya que “las restricciones presupuestarias van a continuar”.
Orihuela, ha señalado que Sacyr Construcción tiene ahora el 90 % de su cartera en el extranjero, considera que en España todavía quedan ajustes por hacer en el sector constructor, pues todavía hay muchas empresas medianas y pequeñas.
FCC
Por último, el consejero delegado de FCC cree que las rentabilidades del sector se van a ir igualando a las históricas, ha remarcado la importancia del elemento doméstico en la construcción declarando que “hay que prepararse para ser lo más locales posibles en los países donde estamos”.
También ha apuntado que la “urgencia” con que se hizo la internacionalización en el sector está llevando al repliegue de las constructoras españolas a los países en que se sienten cómodas.