Gómez respondió así a la pregunta de la senadora del grupo Entesa Catalana de Progrès María Burgués en la sesión de control al Gobierno sobre la evolución reciente de los datos del paro y dijo que son datos “esperanzadores” que indican que la fase actual podría ser diferente a los tres últimos años.
Señaló que para el Gobierno el paro ha sido y es la principal preocupación y que por eso nunca ha hecho demagogia al respecto.
Así, señaló, cuando el paro crecía, que lo ha hecho desde 2008 como consecuencia de la crisis, el Gobierno nunca “puso paños calientes” para su valoración, pero ahora, con la misma “prudencia y el mismo realismo debemos felicitarnos por ello” y seguir trabajando para que la tendencia se consolide en el futuro.
Subrayó que entre enero y marzo casi 212.000 personas han dejado el paro y reiteró que sin tener en cuenta el sector de la construcción ya no se destruye empleo.
El ministro también respondió a la pregunta de la senadora del PP Alicia Sánchez Camacho sobre las reformas que tiene previsto poner en marcha el Gobierno para reducir la alta tasa de paro del último trimestre.
Gómez respondió que el Gobierno está introduciendo reformas encaminadas a crear las condiciones para mejorar la situación del empleo que ya están produciendo efectos positivos pero que “tendrán mayor potencialidad en los meses venideros”.
Sánchez Camacho reprochó al ministro su satisfacción porque, dijo, los datos “reales” del paro ponen de manifiesto que hay casi cinco millones de desempleados y se han perdido 2,3 millones de empleos en la crisis.
Además, dijo que los españoles “lo sufren más” porque la tasa de paro en España es del 20 % mientras que en los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) es del 8 %.
Por ello, calificó de “profunda irresponsabilidad” y de “inmoralidad” que el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, haya dicho que tiene la solución para el desempleo.
Dijo que el PP tiene propuestas como un contrato único con indemnización progresiva, flexibilidad empresarial, reducción de cotizaciones y un plan de empleo juvenil, al tiempo que reiteró al Gobierno que convoque elecciones anticipadas.
Gómez precisó que el Gobierno no tiene “satisfacción”, sino “prudencia”, e insistió en que ha hecho las reformas necesarias, en referencia a la laboral, la de políticas activas de empleo, la negociación colectiva o la del contrato a tiempo parcial.
En materia de empleo, Gómez reprochó al PP haber presentado en el último debate sobre el estado de la nación “generalidades” y dos propuestas concretas sobre formación y teletrabajo.
También le acusó de proponer algunas medidas para aumentar el poder empresarial en la negociación colectiva y “sobre todo muchas rebajas fiscales”.
En cuanto a la contratación indefinida, acusó al PP de que su principal propuesta para aumentarla es que los parados puedan ser contratados con un contrato indefinido de fomento cuando llevan quince días inscritos como demandantes de empleo “en lugar de un mes”, que es lo que establece actualmente la ley.