Fuente: Cinco Dias

  • El primer motivo de las empresas para apostar por el ‘e-learning’ es paliar hándicaps en formación
  • Pero, ¿y el formador? ¿Cómo cambia esta nueva tecnología su labor?

Desde 2011, el e-learning está experimentando un impulso definitivo en España. Al igual que ocurrió en otros países europeos en la pasada década, la empresa española ha tardado en cambiar su paradigma cultural de formación, pero este ya se advierte como definitivo e imparable. Independientemente de su tamaño o actividad, cada vez son más las empresas que demandan formación online; predominando todavía la formación blended, esto es, la combinación entre presencial y online. Cabe ahora preguntarse el porqué de este cambio y, sobre todo, cómo va adaptarse el e-learning a fenómenos tan actuales como la movilidad.

El primer motivo de la apuesta de las empresas por el e-learning, es la necesidad de estas de paliar los hándicaps en formación derivados del contexto laboral actual. Esto es una necesidad imperativa de amortización de recursos, de tiempo disponible y de la combinación de obligaciones laborales y formativas. El segundo motivo es consecuencia del primero y es el alto grado de autonomía que genera este tipo de formación gracias a la flexibilidad horaria para la formación y a la facilidad de acceso a los contenidos desde cualquier punto. Junto a estos, otros dos motivos. Por un lado, el uso de nuevos sistemas de información, conocidos como web 2.0, y por otro, una menor inversión, así como una amortización más rápida y un retorno mucho más medible. Cuatro elementos clave por los que las empresas españolas se hayan volcado en el e-learning a los que hay que añadir un quinto: la llegada del HTML5 como primera respuesta de emergencia a la creciente demanda de movilidad.  Leer más