Fuente: Ministerio de Fomento

Con 99 kilómetros de longitud, el tramo Olmedo-Zamora supone la continuidad de la LAV Madrid-Segovia-Valladolid.
  • Los trabajos de superestructura de la nueva línea de alta velocidad se encuentran en fase muy avanzada de ejecución.

lunes, 23 de marzo de 2015

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha supervisado hoy los avances de las obras de la Línea de Alta Velocidad (LAV) Madrid-Galicia en el tramo comprendido entre Olmedo (Valladolid) y Zamora, de 99 km de longitud. Para ello se ha desplazado a la capital zamorana, donde a tres kilómetros de la estación de ferrocarril, ha visitado un centro de autotransformación que suministrará energía eléctrica a los trenes de alta velocidad que circulen por la nueva línea.
Los trabajos de superestructura de la nueva línea de alta velocidad se encuentran en fase muy avanzada de ejecución. Con la entrada en servicio de la conexión a Zamora se obtendrán ya directamente unas mejoras de aproximadamente 30 minutos en los tiempos de viaje entre Madrid y las ciudades gallegas.

Electrificación Olmedo-Zamora

El tramo Olmedo-Zamora estará alimentado con tensión de 2×25 kV, un sistema de electrificación habitual en las líneas de alta velocidad españolas. Para la gestión de la energía, el tramo se ha dividido en dos áreas: una que recibe energía desde la subestación eléctrica de tracción de Olmedo, que actualmente también alimenta a la LAV Madrid-Segovia-Valladolid, y otra que la recibe desde la subestación de Valdecarretas, situada en el término municipal de Toro.
De la subestación de Valdecarretas reciben energía eléctrica cuatro centros de autotransformación intermedios y dos finales, uno de ellos el que ha visitado hoy la ministra de Fomento.

Subestaciones y centros de autotransformación

Las subestaciones eléctricas de tracción son instalaciones en las que se transforma y controla la energía recibida de las fuentes de suministro. A las subestaciones están asociados los centros de autotransformación de energía eléctrica que tienen como función la alimentación de la línea aérea de contacto (catenaria) que suministra energía a los trenes y a otras instalaciones ferroviarias como señalización y comunicaciones.
Existen centros de autotransformación intermedios y finales. Estos últimos son las fronteras entre área y área (Olmedo y Valdecarretas) aislando las mismas eléctricamente.

Adaptación de la estación de Zamora

Adif Alta Velocidad ha ejecutado los trabajos de plataforma para vía doble a lo largo de 2.880 m de longitud en la zona de la propia terminal, y efectuado una reordenación completa de la playa de vías.
Al igual que estos trabajos, prácticamente finalizados, Adif Alta Velocidad ha construido tres andenes con pasos inferiores y marquesinas, una nave de mantenimiento y un nuevo enclavamiento electrónico de red convencional, así como la instalación de ascensores, sistemas de información e iluminación.
Por otra parte, está previsto que en breve plazo concluyan las obras del nuevo Centro de Viajes para adecuarlo al volumen de usuarios derivado de la llegada de la alta velocidad, así como las actuaciones en el vestíbulo y taquillas, modernización de los aseos públicos, rehabilitación de la planta baja y fachada norte del edificio principal, remodelación completa del patio de coches, un nuevo aparcamiento y un nuevo centro de transformación, así como la instalación de diferentes elementos de información (megafonía) y seguridad.

Características del tramo Olmedo-Zamora

Este tramo de alta velocidad, inscrito en la LAV Madrid-Galicia, tiene una longitud total de 99 km en ancho estándar o UIC (1.435 mm), construido para la circulación de trenes con una velocidad máxima de 350 km/h.
El tramo está dividido a su vez en otros cinco subtramos que recorren las poblaciones de Pozal de Gallinas, Villaverde de Medina y Villafranca de Duero, en la provincia de Valladolid, y Coreses en la provincia de Zamora.
Este trazado de alta velocidad incluye la construcción de 15 viaductos, dos pérgolas, los PAET de Medina y Toro (Zamora), una nueva estación en Medina del Campo y la adaptación de la ya existente en Zamora.
Entre los puntos singulares del trazado destacan los viaductos sobre el río Trabancos (874 m), arroyo Pitanza (820 m) y río Duero (620 m).

Financiación europea

La LAV Madrid-Galicia está cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y se van a solicitar ayudas RTE-T a través del mecanismo financiero CEF “Conectar Europa”.