La situación de crisis económica y del mercado laboral acaban afectando a todos los ámbitos, incluido el universitario. El complicado momento por el que atraviesa la construcción ha repercutido negativamente en la matrícula de nuevos alumnos en titulaciones vinculadas a este sector.
En el grado en Ingeniería de la Edificación (antigua Arquitectura Técnica), el descenso del número de estudiantes matriculados para el curso 2011-2012 es del 53%. Según los datos de matrícula correspondientes a junio y julio, hay 76 alumnos en primero frente a los 129 que había en el mismo periodo del curso pasado. La cifra de matrículas puede aumentar en septiembre tras la convocatoria extraordinaria de Selectividad, pero estas cifras ya dejan claro por dónde van a ir los tiros y distan mucho de las que registró hace años la carrera ‘estrella’ de la UBU.
Lo mismo sucede con el Grado en Ingeniería en Obras Públicas. La especialidad de Construcciones Civiles solo cuenta con 19 nuevos alumnos, un 54,76% menos que el curso pasado, mientras que la especialidad de Transportes y Servicios Urbanos tiene un alumno, aunque el curso anterior tenía 3. «Los alumnos de ambas especialidades asisten a las mismas materias comunes, de modo que no hay problema porque van todos a las mismas clases, salvo en asignaturas específicas», indicó el vicerrector de Ordenación Académica y Espacio Europeo, Manuel Pérez Mateos.
En cuanto al Grado en Tecnologías de Caminos, el descenso es menos acusado, un 25%, aunque por el momento hay matriculados 34 estudiantes, 25 menos que el curso anterior.
Otras carreras de la Escuela Politécnica, considerada siempre el buque insignia de la institución académica burgalesa, también se están viendo resentidas. El Grado de Ingeniería Electrónica Industrial y Automática tiene 20 nuevos alumnos, un 10% menos que el curso anterior en las mismas fechas, mientras que el Grado en Ingeniería Informática cuenta con 26 alumnos, 17 menos. Por el contrario, Ingeniería de Organización Industrial tiene 25 estudiantes, 11 más que el curso anterior; Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural, 12 (10 más) e Ingeniería Mecánica, 58 (9 más).
Hasta el momento, la Universidad de Burgos ha matriculado a un total de 1.216 estudiantes de primer curso en los 27 grados que oferta, lo que supone un 0,75% más que el curso anterior a falta de los alumnos que puedan llegar en septiembre.
La institución académica, por boca de su vicerrector de Ordenación Académica, muestra su satisfacción por estas cifras debido a que se mantienen respecto al curso pasado en una coyuntura «más desfavorable y con mucha competencia».
Por lo que refiere al resto de los grados, los datos son mejores. Los de Magisterio, Infantil y Primaria, cuentan con 112 y 127 alumnos, respectivamente, y hay muchos estudiantes en la lista de espera.
Suben las clásicas
También han experimentado un importante crecimiento carreras más clásicas como Administración y Dirección de Empresas (105 alumnos), Derecho (64), Ciencia y Tecnología de los Alimentos (52) o Química (28), mientras que grados relativamente recientes como Finanzas y Contabilidad (43) o Historia y Patrimonio (34), que sustituye a la antigua Humanidades y que incluye un amplio programa sobre yacimientos de Atapuerca, cuentan con buena acogida.
Las previsiones también son optimistas para Terapia Ocupacional (47), Pedagogía (27), Educación Social (43) o el nuevo grado de Turismo (19). Otras titulaciones de letras no corren tanta suerte, como es el caso del grado de Español, que solo tiene 6 alumnos.
Algunas carreras como Enfermería acabarán cubriendo las 65 plazas que ofertan, una vez que se seleccione a los alumnos entre los 1.900 admitidos.
El curso 2010-2011 había 2.650 alumnos matriculados en Bachillerato, de los que 1.296 aprobaron la Selectividad en junio (95,43%), mientras el resto tendrán otra oportunidad en septiembre.    

Fuente: Diario Burgos