El indicador de mayo para el conjunto de los 34 estados miembros bajó 23 centésimas y quedó en 102,54 puntos, por encima en cualquier caso del nivel 100 que marca la media de largo plazo, según explicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), informa Efe. Pese al descenso de ese último mes, la evolución interanual se mantuvo positiva, con un avance de 80 centésimas para el conocido como «Club de los países desarrollados», aunque los resultados fueron diferentes entre unos y otros.
Entre los grandes estados, las mayores disminuciones de este indicador –que mide por anticipado puntos de inflexión en el ciclo económico–  en mayo fueron las de Francia (-59 centésimas a 101,07 puntos), Italia (-58 centésimas a 100,66 puntos), Canadá (-54 centésimas a 100,89 puntos), Alemania (-43 centésimas a 103,57 puntos), Japón (-38 centésimas a 103,72) y España (-31 centésimas a 101,48 puntos).
La zona euro en su conjunto perdió 50 centésimas ese mes y quedó en 102,10 y, dentro de ésta, Grecia experimentó una reducción de 6 centésimas a 97,37 puntos, el único país de la moneda única por debajo del nivel 100. Reino Unido retrocedió 18 centésimas a 101,26 puntos. La baja de Estados Unidos fue prácticamente inapreciable (-1 centésima a 103,38), por lo que la OCDE prefirió hablar de posible punto de inflexión y no de ralentización, sobre todo teniendo en cuenta que en doce meses ha progresado 2,8 puntos.
En eso se distingue de la práctica totalidad de los grandes países de la organización, que han sufrido un deterioro interanual de su indicador, con la notable excepción de Japón, que acumula en ese periodo una progresión de 2,9 puntos. Así en esos doce meses Italia perdió 2,69 puntos, Reino Unido 1,80, España 1,62, Francia 1,54, Canadá 1,50, Grecia 1,47, la zona euro en su conjunto 0,86 y Alemania sólo 0,25. México, que llevaba un año de caídas mensuales, detuvo esa tendencia e incluso progresó dos centésimas a 100,65 puntos, aunque acumula una caída interanual de 1,78 puntos. Fuera de la OCDE, los grandes emergentes como Brasil marcaban una significativa ralentización, con un descenso del indicador mensual de 74 centésimas, a 97,61 puntos.
Recetas para tiempos de crisis
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurria, se mostró ayer partidario de que los acreedores privados participen en una solución de los problemas de endeudamiento que sufren varios países de la zona euro. Respecto a Grecia, Gurria indicó que el país necesita «más tiempo» en sus esfuerzos para equilibrar sus finanzas y consolidar el presupuesto.
Fuente: La Razón