Fuente: Portal de Comunicación de la Junta de CyL

Los trabajos se ejecutarán durante once meses y consistirán en la ejecución de tratamientos silvícolas preventivos en masas de pinar y masas mixtas sobre una superficie total de 289,50 hectáreas distribuidas en varios montes.

27 de enero de 2016
Castilla y León | Delegación Territorial de Palencia
La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, saca a licitación tratamientos silvícolas preventivos de incendios en la comarca palentina de Boedo-Ojeda con un presupuesto base de 396.662 euros.
Las actuaciones tendrán lugar en los términos municipales de Herrera de Pisuerga, Santibáñez de Ecla, Olmos de Ojeda, Alar del Rey, Espinosa de Villagonzalo y Sotobañado y Priorato.
El plazo de ejecución de los trabajos es de once meses. Durante el presente 2016, la duración será de siete meses, tres de ellos durante la campaña de incendios de verano, con 92 días de disponibilidad de cuadrilla de 7 miembros, 75 horas ‘en estado de retén diurno’ y 4 horas en ‘estado de retén nocturno’. Fuera de campaña, serán 122 días de disponibilidad de cuadrilla de 5 miembros y 5 horas ‘en estado de retén diurno’.
Para el año 2017, el período será de cuatro meses, tres en campaña de incendios, con 92 días de disponibilidad de cuadrilla de 7 miembros, 75 horas ‘en estado de retén diurno’ y 4 horas en ‘estado de retén nocturno’. Fuera de campaña, 30 días de disponibilidad de cuadrilla de 5 miembros y 5 horas ‘en estado de retén diurno’.
Las intervenciones consistirán principalmente en la ejecución de tratamientos silvícolas preventivos en masas de pinar (Pinus nigra, Pinus sylvestris y Pinus pinaster), procedente de repoblación, mezcladas en ocasiones con pies de roble (Q.pyrenaica) y encina (Q.ilex).
Las actuaciones engloban trabajos de podas, clareos, resalveo, podas en altura y apertura y limpieza de camino, con los que se pretende atender a los siguientes objetivos:

  • Incrementar la calidad y cantidad de la producción del monte (madera y hongos).
  • Disminuir el riesgo de incendios y facilitar la defensa de la masa frente a ellos.
  • Fomentar la diversidad biológica.
  • Conservar y mejorar el hábitat para la fauna.
  • Fomentar el uso público del monte y facilitar la penetrabilidad visual.
  • Contribuir a la conservación y mejora del paisaje.

La presencia de estas cuadrillas en los montes permite, además, disponer de mano de obra para la extinción de posibles incendios que se puedan ocasionar, a la vez que se incrementa la estabilidad laboral de los trabajadores forestales, avanzando en la especialización de sus tareas y mejorando sus condiciones laborales.