Fuente: Portal de Comunicación de la Junta de CyL

El Consejo de Gobierno ha aprobado destinar 221.392 euros para el sellado de los vertederos de residuos urbanos de las localidades de Casaseca de las Chanas y Cañizal, en la provincia de Zamora. Estas actuaciones se inscriben en la política de gestión integral para la prevención, recuperación, reciclado y eliminación de los residuos urbanos en Castilla y León y en el Programa de Acción Ambiental de la Unión Europea.

Consejo de Gobierno del 16 de julio de 2015
Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente
La Junta ha autorizado una inversión de 221.392 euros destinada al sellado de los vertederos de residuos urbanos de Casaseca de las Chanas y Cañizal, en la provincia de Zamora. Estas actuaciones se inscriben en la política de gestión integral para la prevención, recuperación, reciclado y eliminación de los residuos urbanos en Castilla y León y en el Programa de Acción Ambiental de la Unión Europea.
El vertedero de Casaseca de las Chanas está situado a 1,3 kilómetros al oeste de la localidad. Los residuos ocupan toda la parcela, diferenciándose en dos zonas: una, formada por los residuos antiguos con una profundidad de 3 metros y sellados superficialmente con una capa de tierras e inertes procedentes de derribo; y otra, con acumulaciones de residuos superficiales e inertes procedentes de derribos.
La actuación prevista comprende la desratización, la excavación, la carga y el transporte a depósito temporal, la colocación de una lámina de polietileno que garantice la impermeabilidad y la construcción de la red de drenaje de lixiviados. Asimismo, se unificarán los residuos y se compactarán las tierras de cubrición con un espesor mínimo de 100 centímetros en todas las zonas. Finalmente, se construirá la red de drenaje de aguas pluviales, se cercará el recinto y se procederá a cubrir la zona con especies autóctonas vegetales.
En Cañizal, el vertedero se encuentra a 1,6 kilómetros al norte de la localidad. Está formado por residuos antiguos quemados e inertes sellados con una capa de tierra de unos 80 centímetros sobre la que existen residuos recientes diseminados por la superficie. Las actuaciones que se ejecutarán consisten en la extensión y compactación de tierras de cubrición con un espesor mínimo de 70 centímetros en toda la superficie, la mejora de 20 centímetros de suelo con compost y la construcción de redes de drenajes pluviales mediante cunetas perimetrales. Finalmente, se procederá a la restauración de los terrenos con la plantación de especies autóctonas.