Fuente: Portal de Comunicación de la Junta de CyL
La Consejería de Cultura y Turismo invertirá casi un millón de euros en la construcción del centro, que deberá estar concluido en doce meses, conforme a criterios de sostenibilidad ambiental, eficiencia energética, accesibilidad e integración en el paisaje.

9 de octubre de 2015
Castilla y León | Delegación Territorial de Soria
La Consejería de Cultura y Turismo ha adjudicado a la empresa Dragados, S.A., por un importe de 962.441,34 euros, las obras de construcción del ‘Centro de acogida de visitantes de los yacimientos de icnitas y restos fósiles, en Villar del Río’, que cuenta con un plazo de ejecución de doce meses, con cargo a la aplicación presupuestaria de los ejercicios de 2015 y 2016.
Este espacio, con una superficie total construida de 802,07 metros cuadrados (671,84 metros cuadrados de superficie útil), también se destinará, de forma complementaria, a la gestión administrativa de los recursos relacionados con la actividad arqueológica de la sierra de Villar del Río, incluida en la zona arqueológica de icnitas declarada.
El objetivo general del proyecto, adjudicado por la Junta al arquitecto Félix Escribano, con un presupuesto de 35.090 euros, es poder contar con un equipamiento público que permita potenciar los valores culturales y turísticos de la comarca de Tierras Altas, y, concretamente, la denominada ‘Ruta de las icnitas’, un espacio expositivo sobre los yacimientos con huellas fósiles de dinosaurios y otros reptiles que se formaron a comienzos del Cretácico (hace unos 140 millones de años). En total están localizados más de un centenar de yacimientos, que constituyen uno de los conjuntos más ricos e interesantes de la Península Ibérica.
Aunque actualmente ya existe, en el edificio de las antiguas escuelas de Villar del Río, un pequeño centro de recepción de visitantes con funciones también de ‘Aula paleontológica’, el potencial de este activo cultural tiene indudablemente una mayor proyección, por lo que la Consejería de Cultura y Turismo, entre las actuaciones promovidas para la conservación, protección y difusión pública de estos yacimientos, pretende transformar este lugar del territorio en una referencia clara donde poder recibir y atender adecuadamente a los visitantes, generando un punto de interés que pueda por sí mismo suponer un atractivo y que potencie así todas las rutas por la citada comarca.
Criterios generales del proyecto
Con arreglo al programa de necesidades, el proyecto contempla la construcción de un nuevo edificio y el mantenimiento del actual destinado a este uso, que tiene un cierto valor arquitectónico y está correctamente implantado en su entorno natural y edificado, mejorando sus condiciones de accesibilidad, sin incluir ningún tipo de acondicionamiento. El nuevo inmueble se edificará conforme a criterios de sostenibilidad ambiental, eficiencia energética, accesibilidad e integración en el paisaje, aprovechando la disposición de la parcela en la ladera, actuando por ‘sustracción’ en el terreno, incorporándolo en uno de los estratos o plataformas de la topografía del lugar, para evitar una volumetría excesiva con un impacto visual no deseable en un entorno natural especialmente sensible.
El proyecto plantea la presencia del nuevo equipamiento con la rotura del muro que aloja el edificio mediante dos aperturas o patios abiertos a modo de ‘huellas’ en el estrato, que serán referencias a escala territorial.
Espacios del nuevo edificio
Está previsto que este edificio cuente con vestíbulo, sala de exposiciones e interpretación, ludotecas, gabinete, almacenes y administración, aseos y vestuarios en la planta baja; y vestíbulo y planta de instalaciones en planta primera, incluyendo la posible conexión con las antiguas escuelas.
El proyecto se desarrolla casi íntegramente en un único nivel, si bien se ha previsto un pequeño núcleo de escalera y ascensor, que permite la conexión con el nivel superior, tanto con el edificio de las escuelas que se mantiene, como con la cubierta verde, que se ha diseñado como espacio de estancia, incorporado a la trama urbana, de manera que dada la situación del edificio en el extremo del pueblo, pueda ser utilizada por los vecinos como paseo. Además, este espacio del nivel superior podrá emplearse para el desarrollo de actividades al aire libre de los grupos que visiten el centro.
El acceso principal se produce directamente desde el ‘patio-icnita’ principal, mediante un cortavientos, a un amplio espacio interior con funciones de vestíbulo, punto de encuentro y atención al visitante. Tiene una presencia directa desde el exterior a través de una fachada acristalada. Para salvaguardar el espacio interior, dotarle de más seguridad y protegerlo además del sol directo, las superficies acristaladas se han recubierto de una celosía de chapa con formas romboidales a modo de ‘piel escamada’.
Desde el vestíbulo se accede a la zona expositiva y de interpretación. Se trata de un espacio de geometría irregular, resultante del vaciado producido por los patios con forma de icnitas. Este espacio surge de la perforación mediante las huellas de un volumen longitudinal y no es regular, al contrario, se organiza mediante ensanchamientos y estrechamientos, zonas más iluminadas y espacios interiores que dan lugar a una sala, fácilmente divisible mediante elementos mueble de diferentes alturas.
La disposición de la sala expositiva permite establecer con facilidad un proceso de visita del centro, con inicio y final en el vestíbulo, mediante un recorrido de ida y otro de vuelta.
La visita a través del área expositiva termina al fondo del edificio en la sala polivalente, con usos posibles de taller, ludoteca, salón de actos, exposiciones, sala de actividades, etc. Este espacio cuenta también con acceso directo desde el exterior, de manera que con un sistema de dobles puertas pueda ser utilizado desde la calle con usos alternativos, sin necesidad de que el centro esté abierto al público.
Yacimientos de icnitas declarados BIC
Los yacimientos arqueológicos de icnitas y restos fósiles de dinosaurios de Castilla y León, situados en las provincias de Burgos y Soria, fueron declarados por la Junta Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de zona arqueológica, en mayo de 2005.
El futuro centro de interpretación de los yacimientos de icnitas y restos fósiles integrará el ‘Aula paleontológica’, que alberga información sobre los yacimientos que forman parte de una ruta entre las localidades de Santa Cruz de Yanguas, Villar del Río, Almarza, El Royo, Valdelavilla, Matasejún, Ventosa de San Pedro, Bretún, Los Campos y Fuentes de Magaña.
La provincia de Soria posee un importante patrimonio paleoicnológico, con un centenar de yacimientos catalogados. La mayoría de las icnitas corresponden a dinosaurios bípedos (terópodos y ornitópodos), aunque también están representados los dinosaurios cuadrúpedos (saurópodos) y otros vertebrados.
Los yacimientos de Soria pertenecen al denominado ‘Grupo Oncala’ (intervalo titónico-berriasiense) y, en menor medida, al ‘Grupo Urbión’ (berriasiense), con una edad de 145-128 millones de años.