Hispalink estima que la economía de Castilla y León crecerá un 0,8 por ciento este año, un 1,5 por ciento en 2012 y un 1,9 por ciento en 2013, frente a unas previsiones para el conjunto nacional del 0,7 por ciento para este ejercicio, del 1,2 por ciento para el siguiente y del 1,5 por ciento para el último de análisis. Castilla y León se situará así en los niveles de dinamismo de Baleares y Canarias, que también avanzarán ocho décimas en 2011, y por detrás de País Vasco (1,1 por ciento) y Cantabria, Navarra y Madrid (uno por ciento).
Por detrás de ellas, se situarán este año, de cumplirse las predicciones, Asturias, Cataluña, Valencia y La Rioja (0,7 por ciento), Aragón (0,5 por ciento), Andalucía y Murcia (0,4 por ciento), Galicia (0,3 por ciento) y Extremadura (0,2 por ciento).
El último informe elaborado por Hispalink, correspondiente a finales del primer semestre del año, indica que el INE fijó un crecimiento para la Comunidad en 2010, del 0,7 por ciento para el VAB a precios básicos, y del 0,8 por ciento para el PIB a precios de mercado. «Un balance de la economía regional que no resulta espectacular, si bien afianza una senda de recuperación de la actividad», agregan. Sin embargo, las perspectivas para el año actual se sitúan en un escenario que «claramente apunta a mantenimientos del ritmo de actividad de 2010, si bien con una dinámica contenida, similar a la estimada en el ámbito nacional». En este sentido, desde la red indican que las restricciones al crédito de familias y empresas, junto con unas expectativas no muy favorables por el lado de las rentas debido a la debilidad del mercado laboral, se sumarán a una contención del gasto en las administraciones públicas en todos los ámbitos (nacional, autonómico y local), si bien «las perspectivas de un nuevo periodo electoral pueden hacer menos contractiva la política de gasto según avance el año».
Hispalink señala que los servicios, especialmente los privados, se convertirán en el dinamizador de la economía castellana y leonesa. Asimismo, la construcción seguiría restando décimas al crecimiento regional, en un entorno de contención de la obra pública y sin grandes alegrías en la edificación residencial que, no obstante, «parece ir encontrando su suelo de actividad». Además, para la industria consideran que se podría encontrar en zonas positivas.
Las predicciones indican que en 2012 mejorará «ligeramente» la percepción de la recuperación.
Fuente: Diario de León