FUENTE: CINCO DIAS

Isolux, Comsa, Azvi y Sando, accionistas de la autopista Madrid-Toledo (AP-41), no han soportado más la carga de una infraestructura sin tráfico y van a protagonizar la primera suspensión de pagos de un sector en estado crítico. La concesionaria ha pedido concurso con una losa de 530 millones: 380 millones en deuda bancaria y 150 millones en expropiaciones por pagar. Leer más