Fuente: Comunicación JCYL

El Consejo de Gobierno ha aprobado destinar 241.675 euros al sellado de los vertederos de residuos urbanos en las localidades salmantinas de Salmoral y Alaraz. Estas actuaciones se enmarcan en la gestión integral de los residuos urbanos para la prevención, recuperación, reciclado y eliminación de los residuos urbanos en Castilla y León, conforme a la normativa europea de acción medioambiental.

Consejo de Gobierno del 3 de julio de 2014
Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente
Ambos vertederos se ubican dentro de sus respectivos términos municipales, en concreto, el vertedero de Salmoral, a unos 600 metros del casco urbano, ocupa dos parcelas con una superficie de 5.891 metros cuadrados y tiene un volumen de residuos de 6.990 metros cúbicos. El vertedero de Alaraz, se ubica al norte de la población, a unos 300 metros del núcleo urbano, ocupa una parcela de 3.040 metros cuadrados con un volumen de residuos de 1.786 metros cúbicos.
Con la inversión aprobada se acometerá el sellado de ambos vertederos de forma conjunta con las siguientes actuaciones: campaña de desratización, selección y acopio de los productos valorizables para su posterior traslado a un gestor autorizado, movimiento de tierras y de residuos para la excavación de un vaso en el que se colocará una barrera de impermeabilización y una capa de tierras de 30 centímetros de espesor. Sobre el vaso se colocará una barrera superior que se soldará con la inferior y, sobre esta, se colocará una capa de tierra de 100 centímetros de espesor que permita el desarrollo de las raíces de las plantas que cubrirán la zona. La obra incluye el drenaje de lixiviados mediante la ejecución de unas zanjas en cuyo interior se alojará una tubería hasta un tanque de depósito. También se contempla la desgasificación del vertedero mediante unas chimeneas que permitirán evacuar el biogás del vertedero.
El sellado de vertederos se enmarca en la Estrategia regional de Desarrollo Sostenible de Vastilla y León y del Plan Integral de Residuos que, conforme a la normativa y criterios de la Unión Europea, establece como uno de los objetivos fundamentales la clausura de forma progresiva de todos los vertederos a medida que entran en servicio los respectivos centros de tratamiento de residuos urbanos provinciales.