Fuente: El Pais

El corredor entre Ourense y Ponferrada afectaría a espacios naturales protegidos

La Autovía del Cantábrico (A-8), cuyo último tramo en Galicia se abrió pasado día 3 tras 10 años de obras, es la primera gran conexión no radial con el resto de España. Pero con la cinta inaugural de esta vía transversal recién cortada, el PP gallego apuesta por reforzar nuevamente los enlaces con la Meseta y, con el respaldo de todo el Parlamento, apremia al Gobierno central de su mismo color para que en plena crisis avance con una tercera autovía. Denominada A-76, Ourense-Monforte-Ponferrada, en realidad no será más que el desdoblamiento de la actual N-120, lo que no impedirá que cueste más de 1.200 millones de euros y afecte a numerosos espacios protegidos. Leer más