Fuente: El Confidencial

Desde que la red conoció la historia de Andrés Villamarín, un jubilado que concibió -mientras observaba una obra- un ladrillo anti terremotos capaz de reducir en un 75% los plazos de construcción, su vida ha cambiado por completo.

Los medios han replicado su inspirador ejemplo, aupando al madrileño a la primera posición en las búsquedas de Google en español en cuestión de ladrillos antisísmicos. Ha salido en los telediarios, y ahora le paran por la calle los vecinos de Aranjuez: “Andrés, le vi ayer en Antena 3”; “Enhorabuena, don Andrés”.

Villamarín, de 72 años, se lo ha tomado en serio. “Me paso el día haciendo contestaciones a personas que se interesan por el invento”, cuenta a Teknautas.  Leer más