Fuente: Portal de Comunicación de la Junta de CyL

La Fundación Conocimiento y Desarrollo (Fundación CYD) y la Fundación Universidades y Enseñanzas Superiores de Castilla y León (Fuescyl) han presentado esta mañana las conclusiones del Informe CYD 2012, titulado ‘La contribución de las universidades españolas al desarrollo’. El estudio, en su novena entrega, presenta una sociedad cambiante en el que la universidad tiene un importante papel en el desarrollo de la economía a través de la formación del capital humano y de la transferencia del conocimiento al sistema productivo.

29 de octubre de 2013
Castilla y León | Consejería de Educación
El Informe CYD 2012, bajo el título ‘La contribución de las universidades españolas al desarrollo’, ofrece una visión general de las luces y sombras del sistema universitario español, en una etapa donde deben hacer frente a importantes reformas y cómo influye esta situación en el orden social, político y económico del país. El estudio ha sido presentado esta mañana por la Fundación Conocimiento y Desarrollo (Fundación CYD), presidida por Ana Patricia Botín, con la colaboración de la Fundación Universidades y Enseñanzas Superiores de Castilla y León (Fuescyl), presidida por el consejero de Educación, Juan José Mateos.
El documento recoge que la universidad debe marcarse la excelencia como objetivo prioritario. Para ello, las instituciones académicas han de establecer las bases de un sistema universitario más competitivo, que genere talento y riqueza; eficiente para la obtención de buenos resultados, mediante la formación de los estudiantes; con una mejor transferencia de tecnología e innovación, incrementando la producción científica; y con mayor movilidad académica, científica y profesional; devolviendo a la sociedad excelencia de capital humano y eficiencia.
Asimismo, el texto señala que la situación actual ha forzado a las universidades a alterar su modelo de futuro de manera que deben comprometerse con el crecimiento económico de forma más explícita. En este sentido, el Informe CYD 2012 apunta a que es conveniente un replanteamiento estructural del papel de las instituciones académicas en el marco de la globalización y la internacionalización, más allá de las reformas apuntadas en la actualidad.
En este sentido, las universidades se enfrentan a problemas como la reducida eficiencia, la escasa internacionalización, un mapa de titulaciones mejorable o tasas de rendimiento insuficientes, principalmente; aunque también disfrutan del aumento de las publicaciones científicas o el despegue de la transferencia universidad- empresa. En definitiva, el texto concluye que las instituciones académicas están haciendo un notable esfuerzo para adaptar su actividad a las nuevas condiciones y conseguir esta excelencia para satisfacer las necesidades de las empresas e instituciones.
Finalmente, el Informe CYD 2012 muestra que, a pesar de la situación económica actual, el total de estudiantes universitarios, el número de graduados que anualmente aporta la universidad a la economía española, la importancia de su aportación a la ejecución de I+D de la economía española y su relevante aportación en términos de los resultados de investigación (publicaciones y patentes) son indicadores que ponen de manifiesto la responsabilidad de las universidades para mantener su compromiso en el desarrollo económico y social del país.
Características del Informe 2012
La presentación del Informe CYD 2012 en Castilla y León, cuenta con la colaboración y el patrocinio de Banco Santander, a través de su División Global Santander Universidades (al igual que su elaboración). El estudio ha sido dirigido por Martí Parellada, asesorado por los vicepresidentes de la Fundación CYD, Francesc Santacana y Francesc Solé.
Varios investigadores se han ocupado de su redacción, quienes a su vez han contado con la colaboración de un destacado grupo de expertos en los distintos ámbitos de la universidad, la empresa privada y la administración pública. Asimismo, han colaborado, entre otras entidades, la Conferencia de Rectores de la Universidades Españolas (CRUE), la Red fe Fundaciones Universidad-Empresa (FUE), la Red de Oficinas de Transferencia de los Resultados de Investigación (OTRI), la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE), la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI), la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Finalmente, también se ha tenido en cuenta la opinión del Consejo de expertos y asesores y el Patronato de la Fundación CYD.

La Fundación Conocimiento y Desarrollo, constituida en el año 2002, tiene como principal objetivo analizar y promover la contribución de las universidades españolas al desarrollo económico y social del país y ampliar los vínculos entre la universidad y la empresa. La Fundación CYD nació como una iniciativa del sector empresarial convencida de la importancia de las universidades en el desarrollo económico y social de España. En la actual realidad socio-económica, donde la globalización y la innovación son conceptos claves, el proyecto de esta institución llena un espacio fundamental en la promoción de ideas universitarias que permitan convertir en valor el conocimiento adquirido, y contribuyan al desarrollo económico y social.

Plan de Igualdad de Oportunidades