La vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha adelantado este jueves que la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio que se aprobará el viernes será temporal (hasta 2012), afectará a 160.000 contribuyentes y aportará 1.080 millones.

Así lo ha adelantado Salgado en una rueda de prensa tras la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, donde ha explicado que el mínimo exento se eleva a 700.000 euros por contribuyente y que el mínimo exento para vivienda habitual se eleva a 300.000 euros, el doble de 2008.

Ayuda a las autonomías para el déficit

El impuesto se mantendrá con la misma estructura que tenía, ya que sólo se modifican las cantidades mínimas exentas, con lo que las autonomías seguirán manteniendo la misma facultad para adaptar el tributo a su conveniencia. Los ingresos que se recauden en 2012 y 2013, con cargo a los ejercicios 2011 y 2012, servirán a las comunidades autónomas para llevar a cabo políticas sociales o para poder reducir su déficit, entre otras cosas.
Ha afirmado que la crisis económica hace necesario el restablecimiento de este tributo, para que quienes más tienen contribuyan en mayor medida a la salida de la crisis, apoyando además al cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit público asumidos por España.
La transitoriedad de esta medida la ha justificado en que si el PSOE sigue gobernando tras las elecciones generales del 20-N, el nuevo Gobierno creará un nuevo impuesto sobre la riqueza, como ya ha anunciado Rubalcaba, que podría tener un carácter distinto al actual gravamen sobre el patrimonio.
No obstante, ha asegurado que si el próximo Gobierno acuerda que la recuperación del Impuesto del Patrimonio sea permanente podrá decidirlo antes de finales de 2012.

Contradicciones en el seno del Gobierno

Este miércoles, varios miembros del Gobierno hablaron sobre esta tasa, pero contradiciéndose entre ellos. Así, el ministro de Fomento y portavoz del Ejecutivo, José Blanco, cifraba en un millón de euros de patrimonio la base imponible, sin contar con las hipotecas, y afectando a 90.000 contribuyentes. Mientras, en el Congreso, la propia Elena Salgado no estaba segura de que el impuesto fuera a recuperarse. Por otra parte, Rubalcaba dijo en Telecinco que afectaría a «200.000 personas o 300.000, no sé, sobre 24 millones de contribuyentes».

Fuente: ABC