Fuente: Comunicación JCYL

El Consejo de Gobierno ha aprobado un total de 529.674 euros en concepto de subvenciones directas a la Diputación de Soria, Ayuntamiento de Carpio (Valladolid) y al Ayuntamiento de Manganeses de la Lampreana (Zamora) para el mantenimiento de las estaciones de depuración aguas residuales del Cañón de Río Lobos y de los otros dos municipios de Valladolid y Zamora. De esta forma, la Junta de Castilla y León colabora en el mantenimiento y explotación de un servicio esencial como es la calidad de la depuración de las aguas en los municipios de Castilla y León.

Consejo de Gobierno del 3 de julio de 2014
Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente
La Junta de Castilla y León destinará 500.000 euros a la Diputación de Soria para sufragar hasta el 50 % de los gastos asociados al mantenimiento y explotación de las depuradoras del Parque Natural del Cañón del Río Lobos. En concreto, se financian las depuradoras de La Gallega, Hontoria del Pinar, Rabanera del Pinar, Casarejos, Vadillo, Herrera de Soria, Navaleno, San Leonardo de Yagüe, Santa María de las Hoyas, Talveila y Ucero durante el período 2014-2018.
Por otra parte, el Consejo de Gobierno ha aprobado destinar 24.237 euros para financiar el coste de mantenimiento de la EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) de la localidad vallisoletana de Carpio durante un año, en el período 2011-2012 y conforme al acuerdo firmado por el ayuntamiento de Carpio y la Junta de Castilla y León.
Finalmente, la Junta de Castilla y León aprueba destinar 5.437 euros al Ayuntamiento de Manganeses de la Lampreana, en la provincia de Zamora, para financiar los costes de explotación de la EDAR de la localidad durante un año, conforme al acuerdo firmado por ambas administraciones.
Para la Junta de Castilla y León, y en sintonía con la normativa europea, garantizar la calidad de las aguas y la mejora de los sistemas de depuración es una de las políticas fundamentales, especialmente, en el mundo rural. Por ese motivo, el Gobierno Regional colabora en el mantenimiento y la explotación de las depuradoras de los pequeños municipios, aunque las competencias residen en las administraciones locales.