Fuente y foto: https://www.uam.es/

07_10_EstiercolEjemplo de uno de los bloques experimentales, al inicio del experimento (arriba) y a los 20 meses (abajo). C: parcela control sin tratamiento, T10*: Parcela con extendido de tierra vegetal, E: parcela con extendido de estiércol. | UAM
1

Un estudio liderado por investigadores de la Universidad Autónoma (UAM) ha encontrado que el extendido de estiércol en taludes desprovistos de vegetación puede ser una alternativa al extendido de tierra vegetal, recurso escaso y complejo de manejar en la restauración ecológica.

En restauración, la tierra vegetal está considerada un recurso muy valioso por su contenido en semillas autóctonas, nutrientes y microorganismos. Sin embargo, la tierra vegetal es un recurso deficitario en obra debido a que la superficie a restaurar suele ser mayor que la superficie del trazado. Por ello es necesario encontrar alternativas económicas y efectivas que permitan generar una cubierta vegetal.

El uso del estiércol para la fertilización de campos agrícolas es conocido desde antiguo y últimamente se están buscando nuevas aplicaciones para el estiércol con el doble objetivo de aprovechar este recurso orgánico rico en nitrógeno, y reducir así los excedentes de las explotaciones ganaderas, cuyo manejo requiere de una inversión no amortizable por los ganaderos.

En un estudio reciente publicado en la revista PLoS One por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en colaboración con investigadores del OHL, se compararon los efectos de la aplicación de estiércol de caballo y tierra vegetal frente a un control (sin aplicación de tratamiento alguno), sobre  las propiedades físico químicas del suelo, su resistencia a la erosión, su actividad microbiana y la cobertura, riqueza y composición florística de la cubierta vegetal en taludes de infraestructuras lineales.

Gracias a este experimento, que se prolongó durante 20 meses, los investigadores encontraron que tanto la tierra vegetal como el estiércol producen un aumento del contenido en materia orgánica y nitrógeno en el suelo. Sin embargo, el extendido de estiércol aporta una mayor concentración de algunos nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas (P y K) respecto a los suelos acondicionados con tierra vegetal.

De acuerdo con los autores, la aplicación de extendidos de tierra vegetal y de estiércol redujo en igual medida la superficie de suelo desnudo ligada a los procesos erosivos. “El alto contenido en materia orgánica del suelo promovido tanto por el estiércol como por la tierra vegetal puede haber contribuido a la formación de agregados estables en el suelo, reduciendo sus tasas de erosión”.

Ambos tratamientos favorecieron la colonización de especies herbáceas desde los primeros meses tras la construcción del talud. “Este resultado es importante, porque implica que el uso de estiércol puede sustituir al complicado y caro manejo de la tierra vegetal a la hora de revegetar rápidamente los taludes en los estadios iniciales después de su construcción”, destacan los investigadores.
Mejoras equivalentes

La respiración microbiana del suelo y el número de especies de plantas que colonizaron los taludes fueron mayores en las parcelas con extendido de tierra vegetal que en aquéllas con estiércol o sin tratamiento. Estos resultados estarían asociados posiblemente al mayor contenido en microorganismos y semillas viables pertenecientes a numerosas especies autóctonas en la tierra vegetal, frente a las parcelas en las que solo se extendió estiércol.

Al respecto, los autores señalan que “ha de tenerse en cuenta que el estiércol empleado en este experimento procedía de una explotación equina en intensivo, por lo que los caballos no se habían alimentado en pastos naturales. La utilización de estiércoles procedentes de ganaderías extensivas recogidos en verano hubiera aportado un mayor número de semillas viables y serían posiblemente más útiles para la restauración de la cubierta vegetal, como ha sido demostrado en trabajos anteriores”.

En suma, el trabajo demuestra que los extendidos de estiércol de caballo y el de tierra vegetal mejoran de forma equivalente las propiedades físico-químicas del suelo, favoreciendo el establecimiento de una cubierta de herbáceas que reduce la superficie de suelo desnudo y reducen los procesos de erosión en los taludes de carretera.

Sin embargo, el extendido de tierra vegetal promueve el establecimiento de comunidades vegetales más ricas en especies y con distinta composición florística que el de estiércol, así como sustratos con mayor actividad microbiana.

“Las diferencias entre la tierra vegetal y el estiércol no parecen reflejarse en términos de cobertura vegetal en los taludes, por lo que para acelerar la restauración de taludes en los que su estabilización sea prioritaria, se recomienda el uso tanto de tierra vegetal como de estiércol. En caso de que el objetivo de la restauración fuese aumentar o mantener la diversidad de la vegetación local, se recomendarían realizar extendidos de tierra vegetal”, concluyen los investigadores.

 

Búsquedas: , , ,

 

Ningún comentario

Sé el primero en dejar un comentario

Enviar un Comentario


 

 
 

Contratístas Digital

Revista digital de la Cámara de Contratistas de Castilla y León.