Fuente y foto: Portal de Comunicación de la Junta de CyL

La Junta de Castilla y León y la Diputación de Soria destinarán una inversión de 2,3 millones de euros a los Espacios Naturales de la provincia para desarrollar siete actuaciones que buscan aumentar sus atractivos turísticos. Este nuevo programa, presentado por el presidente de la Junta en la última edición de FITUR, quiere dotar a la Red de Espacios Naturales (REN) de nuevos equipamientos para el desarrollo de actividades, así como de una red de alojamientos en zonas singulares orientados a distintos tipos de usuarios, lo que incrementará y diversificará la oferta de ocio de la provincia de Soria de una manera atractiva para el potencial turista de naturaleza. Los trabajos se finalizarán durante el año 2019.

31 de julio de 2017

Castilla y León | Consejería de Fomento y Medio Ambiente

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suarez-Quiñones, y el presidente de la Diputación de Soria, Luis Rey, han presentado esta mañana el programa de infraestructuras turísticas de Espacios Naturales en Soria, que marca como objetivo atraer a un mayor número de turistas de naturaleza a la provincia. La finalidad última es incrementar la actividad económica y el empleo, contribuyendo a consolidar el medio rural fijando población.

En la provincia de Soria se desarrollarán siete actuaciones que supondrán una inversión de 2,3 millones de euros, de los cuales 250.000 euros serán aportados por la institución provincial mediante la firma hoy de un convenio marco de colaboración.

Por un lado, se crearán y mejorarán infraestructuras turísticas de uso público y, por otro, se rehabilitará un edificio para su uso como alojamiento. Las instalaciones que se van a realizar en la provincia de Soria son: la construcción de dos miradores, uno en el Cañón del Río Lobos y el otro en Castroviejo (Duruelo de la Sierra); adecuación para visitas del Arboreto de Valonsadero; ampliación y mejora del aparcamiento y construcción de edificio para recepción de visitantes y restaurante en la Laguna Negra; mejora de accesos, naturalización de la Laguna de Cebollera y mejora de diversas infraestructuras de uso público en el Valle del Razón: rehabilitación del edifico y área recreativa en Herreros, en el entorno del Pantano; y, por último, se restaurará y ampliará la Casa Forestal de Castejón en Covaleda, dentro del espacio natural de la Laguna Negra, para su uso como complejo hotelero.

Con estas infraestructuras se pretende aumentar la calidad y la oferta de los recursos turísticos en los espacios naturales de la provincia de Soria. Asimismo, con la creación de los alojamientos singulares se busca solventar las carencias que se han detectado y atraer a colectivos con requerimientos específicos: grupos de escolares, montañeros, familias o grupos que demandan alojamientos de alta calidad o singulares en su ubicación.

El programa de infraestructuras turísticas de Castilla y León quiere aumentar el número de visitas de la Red de Espacios Naturales, incrementando el gasto de los visitantes tanto por el mayor número de usuarios como por la previsible mejora de las pernoctaciones. Se prevé que los trabajos se finalicen durante el año 2019.

La provincia de Soria cuenta con 232.698 ha y 127 municipios incluidos en la Red Natura 2000, que engloba 8 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y 18 Zonas de Especial Conservación (ZEC, anteriormente denominados Lugares de Interés Comunitario –LIC-). Además, la provincia posee varios Espacios Naturales declarados: los Parques Naturales del Cañón del Río Lobos y la Laguna Negra, las Reservas Naturales del Sabinar de Calatañazor y del Acebal de Garagüeta, el Monumento Natural de la Fuentona y el Sitio Paleontológico de Cerro Pelado.

En el ámbito soriano, más de 500.000 personas visitan anualmente su importante Red de Espacios Naturales y las infraestructuras de uso público que la Junta de Castilla y León ha venido construyendo y manteniendo desde la puesta en marcha del Programa Parques. Dentro de ellas, además de la red de senderos, áreas recreativas, miradores y adecuación de las mismas a la accesibilidad global, caben destacar las cinco Casas del Parque, el Aula del Río y el Parque de Aventuras, centros que fueron visitados el pasado año por más de 125.000 personas.

Descripción de las actuaciones e infraestructuras singulares

Mirador en el Parque Natural del Cañón del Río Lobos (Ucero)

El mirador de La Galiana, en la localidad de Ucero, se sitúa en un impresionante paraje natural con vistas sobre el Cañón del Río Lobos y se complementa con una cueva situada en un estrato inferior, bajo los pies del visitante.

La propuesta plantea el mirador y el acceso a la cueva como un conjunto arquitectónico, de modo que ambas actuaciones no se entienden de forma separada: la visita al mirador de La Galiana será, por tanto, un recorrido con distintas paradas.

Desde el aparcamiento se accede al mirador existente, realizando un primer contacto natural con el Cañón. Desde esta zona se toma una pasarela que ‘flota’ sobre la superficie natural respetando la flora protegida y conduce al nuevo mirador. Allí, un hito vertical recibe al visitante con información sobre el parque natural, con un plano del Cañón en bajorrelieve. La parada en el nuevo mirador ofrece dos formas de mirar: la primera plataforma se abre hacia el castillo de Ucero, con vistas panorámicas del valle del Duero, el Burgo de Osma y en días claros permite la visión del sistema central; y la segunda plataforma, pieza principal del mirador, sale del cortado con un vuelo de ocho metros sobre el apoyo en las rocas más altas, pero que sobresale tres metros de la vertical. Los últimos 80 cm son una caja de vidrio que deja al visitante suspendido en el vacío. Desde el nuevo mirador se inicia el descenso a la cueva por una escalera construida con peldaños que nacen de la roca. El recorrido permite diferentes visiones del paisaje y del propio mirador.

Dentro de la cueva, los murciélagos serán los protagonistas. Una pasarela accesible se adentra en la gruta en la que, con iluminación y sonido reproducido, existirá una explicación sobre estos mamíferos voladores.

De vuelta al mirador existente, sobre el que en general no se actúa, se plantea una sencilla intervención: aprovechando un hueco triangular en el frente del cortado, se colocará una pasarela de vidrio que vuelve a ‘suspender’ en el vacío al visitante y deja la barandilla al borde de la roca.

Mirador en Castroviejo (Duruelo de la Sierra)

Castroviejo es un entorno natural único y espectacular. Para que la experiencia del visitante en este sitio sea más intensa, se propone un mirador que define dos sensaciones complementarias: la primera consiste en recuperar la experiencia del viaje que emprendían los carreteros de pinares hacia los astilleros del norte transportando los cargamentos de madera. Para ello, se plantea un recorrido formado por pasarelas que vuelan sobre las profundas grietas que se abren entre las rocas, introduciéndose entre imponentes formas pétreas y abiertas a espacios de descanso para disfrutar del paisaje. Es como un camino ascendente de gran dinamismo que explora cada grieta y cada recoveco. Cada quiebro se convierte en un voladizo que asoma por el borde del perfil de la piedra y ofrece las imponentes vistas a este-oeste del lugar.

De este modo, el camino-pasarela vincula la intervención con el territorio y sus habitantes gracias a unos materiales (madera, acero y vidrio) que conforman una geometría sencilla, liviana y legible, favoreciendo el uso público del espacio y su potencial como foco de atracción de visitantes.

La segunda sensación tiene un fuerte carácter ‘simbólico’. El recorrido ascendente culmina en una plataforma plana sobre la que se puede recorrer el enclave de Castroviejo a vista de pájaro. Esta plataforma se relaciona de forma estrecha con las rocas del entorno y atraviesa el recoveco generado por los dos puntos más altos del lugar. Así, se propone un plano abstracto, de geometrías limpias y puras, que vuela hacia el sur para ver el valle y hacia el nordeste, pasando entre las rocas, hacia las vistas del nacimiento del Duero.

Arboreto de Valonsadero: adecuación para visitas guiadas

En este arboreto que gestiona la Junta hay una colección próxima a las 1.500 especies, lo que la convierte en una de las más variadas del centro de la Península Ibérica en lo que a especies leñosas se refiere.

La actuación planteada busca generar diversos recorridos entre los árboles, a través de la consolidación de senderos, la eliminación de desniveles con pequeñas pasarelas para garantizar la accesibilidad, la colocación de hitos y carteles que identifiquen cada una de las zonas arbóreas y expliquen las características de las especies principales y la instalación de pérgolas para favorecer el descanso y la contemplación entre las diferentes áreas en que se ordena el Arboreto.

Laguna Negra (Vinuesa): Aparcamiento y edificio de recepción de visitantes y restaurante

En este entorno se propone una intervención arquitectónica y urbanística integral, que facilite el aparcamiento ordenado y zonificado (bicis, turismos, caravanas y autobuses); ofrezca al visitante una acogida cálida y una información práctica; sirva como apeadero de los visitantes que decidan utilizar el autobús para subir a la Laguna Negra y garantice el uso hostelero a pequeña escala.

Además de la zona de aparcamiento (10.000 m2), el edificio tiene una superficie de 250 m2, con una zona de atención a visitantes (recepción-información, bar-cafetería, tienda, aseos) y otra de lanzadera (para los usuarios de los autobuses que suben a los visitantes a la Laguna Negra).

En el punto de acceso a La Laguna Negra, la dispersión de servicios, puntos de información y apartamientos complica la lectura del lugar y la comprensión del sitio de cara a los visitantes. La propuesta parte de que es necesario prescindir de todas las pequeñas construcciones para aglutinar todos los usos en un solo punto y edificio de acceso.

El lugar y sus circulaciones confluyen en una esquina de máxima visibilidad donde reposa una enorme roca procedente del circo glaciar de La Laguna Negra. La imponente roca goza de fuerte presencia. La propuesta pretende sacar partido a esta preexistencia natural.

La construcción que se propone es elemental, con una cubierta a dos aguas, de líneas muy puras y un fuerte carácter geométrico que toca la roca preexistente.

El nuevo edificio tiene unas medidas que pertenecen a la misma escala y se hacen eco de su vecino de piedra. Las dos piezas juntas, como hermanas, conformarán un nuevo complejo donde no se puede entender una sin la otra ni viceversa, creando así una relación intensa y poética entre la natural y lo artificial, entre la huella del hombre y la del lugar.

Laguna de Cebollera y mejora de las infraestructuras de uso público en el Valle del Razón

La zona comprendida entre los términos municipales de Almarza, La Póveda de Soria, Rebollar, Villar del Ala, Rollamienta, Valdeavellano de Tera, Sotillo del Rincón y El Royo es una de las de más afluencia turística de la provincia de Soria, especialmente en verano y en otoño. Sin embargo, sus montes necesitan mayor número de infraestructuras para un uso público adecuado, que permita a los visitantes disfrutar de la naturaleza de forma sostenible.

Tanto el valle del Razón, como la subcuenca del Río Razoncillo, afluente del anterior, conservan una altísima calidad ecológica y muy elevadas tasas de biodiversidad, como pocos lugares en la provincia de Soria. El Valle alberga en su interior una alta diversidad de especies arbóreas, como tejos, serbales, mostajos, arces, acebos y olmos de montaña, entre otros.

También es significativa la abundancia de especies de fauna de interés, algunas de ellas incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, como el desmán ibérico. Posiblemente se encuentre también el visón europeo, catalogado en peligro de extinción. Además, hay otras especies incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, como rosalla alpina, tritón palmeado, tritón jaspeado y otros anfibios, águilas real y culebrera, azor, gran variedad de aves paseriformes ligadas al bosque y mamíferos como lirón careto, ardilla, nutria, tejón, garduña, gineta y gato montés. Abundan también especies cinegéticas como ciervos, corzos y jabalíes, y podría ser zona de paso del lobo.

El proyecto para los accesos y naturalización de la Laguna de Cebollera y la mejora de las infraestructuras de uso público en el Valle del Razón incluyen tres grandes apartados: acondicionamiento de accesos, con atención especial a la zona de aparcamiento en el paraje El Chorrón; establecimiento de una red de senderos, a base de la ordenación de recorridos, la consolidación de firmes, la ubicación de puntos singulares ‘para mirar’ y la integración en el paisaje de arquetas y emisarios existentes y, por último, acondicionamiento del área recreativa junto al río Razón, con posibilidad de crear un arboreto con todas las especies existentes.

Área recreativa de Herreros (Cidones): rehabilitación y ampliación

Se trata de un edifico integrado en un paisaje natural de alto valor, cuya topografía rocosa tiene reflejo formal en la edificación. Consta de una planta baja orientada al sureste que formalmente se resuelve por dos cuerpos: uno paralelepípedo y otro en forma de corazón unidos entre sí formando una planta única.

El proyecto pretende mejorar la dotación hostelera de ‘Peña Gamella’, así como reutilizar ese espacio para actividades relacionadas con el medio ambiente. También se intervendrá en la red de saneamiento, para garantizar una adecuada gestión de los residuos orgánicos mediante una fosa séptica estanca y homologada.

La ordenación funcional y arquitectónica propone liberar el edificio existente dejando en él espacios diáfanos como son el bar y el comedor-aula con unos aseos y el almacén y sacar fuera, mediante dos piezas colocadas al noroeste, la cocina, los aseos exteriores y otro espacio polivalente (terraza-aula) que permite duplicar el aforo del edificio existente.

La cocina se dispone como nexo de unión entre las dos piezas con el fin de dar servicio tanto a la parte interior como a la exterior. La pieza de la ampliación se cubre con una cubierta a dos aguas, en la que se coloca un lucernario al norte para dar luz a este espacio central cubierto pero exterior.

En el frente del edificio existente se plantea un cortaviento al sur para minimizar los cambios de temperatura en invierno y no se coloca ningún elemento fijo de cubrición para poder permitir el soleamiento en invierno. En verano se podría proteger mediante un diseño de toldos estratégicamente colocados.

La idea de esta propuesta es que en la época turística de verano, tanto el edificio existente como la ampliación funcionen en conjunto. En las temporadas en las que el establecimiento hostelero esté cerrado, la zona de la ampliación, excepto la cocina, podría funcionar independientemente con el conjunto de aseos y el espacio cubierto y abierto.

Casa forestal (Covaleda): Rehabilitación y ampliación como complejo hotelero

La rehabilitación del edificio principal se plantea como el punto de partida para la construcción de un complejo hotelero de 30 habitaciones (estándar de cuatro estrellas según la normativa de Castilla y León) para contribuir a la dinamización socioeconómica del municipio y de la comarca en general.

Se propone una edificación que permite unas vistas lejanas hacia los Picos de Urbión, mientras sus vistas cercanas tienen a su alcance los magníficos bosques de Covaleda y su rica biodiversidad.

En el edificio de la actual Casa Forestal se ubicarían las dependencias de acogida de huéspedes y de administración del complejo hotelero.

En una edificación de nueva planta y dos alturas se ubicarían 20 habitaciones, el restaurante y el resto de los servicios generales del complejo hotelero (piscina, sauna, entre otros).

En pabellones VIP independientes, ordenados y dispersos en el bosque inmediato, vinculados al edificio principal se ubicarían 10 habitaciones más, ordenadas y dispersas en el bosque inmediato.

El complejo hotelero propuesto no altera la topografía del paisaje. A manera de puente, las habitaciones, en dos niveles, se apoyan en seis grandes pilares de hormigón. Esta solución permite liberar gran parte de la planta baja y protege las zonas comunes bajo un techo de pendiente invertida que proyecta las vistas a lo lejos y permite el ingreso de gran cantidad de luz.

El edificio, de nueva planta y dos alturas, permite unas vistas hacia el norte y captar la luz y el calor del sur. Para ello, se aplicarán tres estrategias de diseño pasivo que optimizarán el uso de la energía: generar ventilaciones cruzadas para mantener ambientes frescos y ventilados; usar aleros largos; y construir una piel aislada y ventilada, que garantiza la menor pérdida posible de calor.

El diseño y elaboración de la envolvente es una actualización geométrica de los principios tradicionales del uso de la madera como piel y como revestimiento interior. Así, se configura una edificación con pendientes que conducen las aguas de lluvia; las fachadas y salientes del edificio protegen el interior y mantienen los recintos ventilados; y la orientación y configuración de vanos y ventanas aprovechan la luz natural y controlan las ganancias de calor.

Estos mismos principios son los que se aplican al diseño austero, funcional pero exclusivo de cada uno de los pabellones, cuya estratégica orientación individual impide que los usuarios divisen el resto de pabellones.

Aquí puedes ver el programa de infraestructuras turísticas en la provincia de Soria

 

Búsquedas: , , , , , , ,

 

Ningún comentario

Sé el primero en dejar un comentario

Enviar un Comentario


 

 
 

Contratístas Digital

Revista digital de la Cámara de Contratistas de Castilla y León.